El crecimiento es un proceso natural del ser humano y de las organizaciones. Desde que nacemos, cada día trae un reto para aprender algo nuevo. Todo nuestro potencial está adentro, a la espera de que a través de una motivación hagamos cosas nuevas para que se transformen en aprendizajes y experiencias que dan forma a nuestras vidas. La gran incertidumbre en nuestra vida es si estamos dispuestos a sacar todo nuestro potencial o si las creencias que nos han acompañado por siempre, nos limitan a hacerlo.

Solo necesitamos estar motivados, intentarlo, ejercitar y entrenar lo aprendido. Actuar y repetir para que el hábito se transforme en un estilo de vida que nos lleve a tener mejores resultados en lo que queramos. Ejercitar, actuar y repetir es la disciplina que nos lleva a desarrollar y a aprender desde las cosas más sencillas hasta las más difíciles en la vida. Lo que antes era complejo, cuando lo conviertes en hábito llega a ser sencillo. Por esta razón, lo único que nos permite crecer y ser cada vez mejores es el proceso de formación.

El cambio es una ley natural de la vida que te invita a la transformación o al estancamiento.  Darle forma a tu negocio es una decisión que debes tomar desde que comienzas. Tener en cuenta que las cosas que te funcionan hoy, pueden transformarse en un futuro. Un proceso continuo de formación y aprendizaje garantiza la adaptación a los cambios y el avance en tu vida.

Como líderes también debemos aprender a ayudar a los nuevos inscritos a hacer el negocio, las experiencias vividas y los caminos recorridos son grandes maestros en este tipo de negocio.  

El primer paso para alcanzar tus metas es formarte en lo que haces, dar forma, estructurar y configurar tu visión para hacerla realidad. El nivel de formación que tengas te permitirá avanzar de una manera exitosa en tu camino.  Vamos a hablar de tres conceptos en los que la formación tiene una gran incidencia.

Bienestar Financiero: reflejo de la formación

El bienestar financiero de un país, de una ciudad, de un pueblo, de una familia, es reflejo de la formación que se ha tenido.

El bienestar financiero de tu negocio independiente está impactado por las competencias que tienen las personas de tu organización. Tu formación y la de tu equipo debe buscar fortalecer habilidades como: comunicación, trabajo en equipo, iniciativa, proactividad, planeación, disciplina, entre otros.

En un negocio tradicional tú le pagas a tus empleados. En un negocio independiente no le pagas a tus downlines, los entrenas para que ellos ganen lo que deseen, esa es la labor que genera crecimiento y desarrollo en tu negocio.

Crea una valiosa carrera para ellos, enséñales a ser profesionales en lo que hacen. Desarrolla más líderes. En este negocio no se trata de tener seguidores, se trata de formarlos para que se vuelvan multiplicadores.

Por supuesto, existe diferencia en cada persona de tu grupo y es importante que el plan de formación y acción esté acorde a su visión y compromiso.

A continuación vamos a revisar un plan de formación mínimo para diferentes perfiles, pero antes describiremos las posibles visiones que puede tener una persona:  

  1. Hobby: Personas que lo hacen como pasatiempo o lo desarrollan por placer en su tiempo libre.
  2. Principiantes: Personas que comienzan y no tienen experiencia.
  3. Aficionados: Personas que tienen interés y afecto por el negocio y lo practican con entusiasmo.
  4. Empresarios: Personas que dirigen y administran su negocio.
  5. Líder formador: Personas que dirigen, administran y forman más líderes.
Perfil Formación en:
Hobby
  • Entrenamiento de producto.
  • Manejo de herramientas para hacer pedidos.
Principiante
  • Básicos del Negocio: conseguir prospectos, contactar y presentar.
  • Entrenamiento de negocio básico, entendiendo las formas de ganar.
  • Taller de Objeciones.
Aficionado
  • Plan de Compensación
  • Entrenamiento de negocio Avanzado para hacer presentaciones y entrenamiento a su grupo y prospectos.
Empresario
  • Planeación y manejo del tiempo.
  • Habilidades de comunicación.
  • Habilidades para presentaciones grupales.
  • Procesos de independencia.
  • Apertura de nuevos mercados.
  • Planes de formación para sus grupos.
Líder Formador
  • Motivación.
  • Desarrollo de liderazgo.
  • Procesos de interdependencia.
  • Expansión y apalancamiento del negocio.

El valor del método en la formación

La fortuna en este negocio no está en las personas que te dicen sí. Por el contrario, está en el seguimiento, plan de formación y acción que llevas a cabo con el nuevo inscrito. Es importante seguir un método, una ruta de éxito y duplicarla.

Aprender a enseñar es un reto y lo más adecuado es hacerlo a través de la acción. El ejemplo es el mejor camino de la enseñanza. El acompañamiento da confianza y es necesario para entregar la antorcha a otros.

Cualquier actividad que desarrolles permite que el trabajo en equipo sea la principal estrategia para generar independencia en las personas. Asigna roles y responsabilidades diferentes a cada miembro del grupo, de esta manera lograrás que haya crecimiento, avance e interdependencia en tu organización.

Existe un menú diario de actividades que debes enseñar y repetir (buscar contactos, contactar y presentar). En un comienzo no se trata de quién lo hace mejor, sino quién lo hace por más tiempo, pues esas son las personas que logran resultados. Una vez que sigues el método y lo repites, aprenderás cosas nuevas y mejorarás los resultados.

Mejores humanos, mejores negocios

El crecimiento personal tiene un vínculo directo con el negocio. Si quieres más, debes convertirte en más. Desarrolla habilidades para ser un profesional en lo que haces.

En este tipo de negocios, se deben trabajar tres aspectos: Mentalidad, Conocimientos y Habilidades. No dudes en invertir en tu formación, los que lo hacen tienen una visión de futuro. Ellos no cierran las puertas para el avance y el desarrollo de sus negocios. La mejor forma de salir del estancamiento es prepararse en estos tres aspectos. Este tipo de negocios no tienen límite, este está dado por el tope que se pone cada quien en su desarrollo personal y profesional. Los límites están dentro de ti mismo.

Consulta más artículos de interés en nuestro BlogNikken