La mayoría de emprendedores inicia un negocio con propósitos claros, conseguir dinero; pero cuando este es el único motivo para iniciar un proyecto, en muchas ocasiones no se crece en la medida esperada. Queremos compartir contigo ideas para crear fuentes de ingreso con propósito.

Primero debes tener claro cuáles son tus propósitos de vida; para definirlo es importante identificar el por qué y el para qué de tus acciones. Pregúntate qué te inspira, qué te apasiona, qué te gusta hacer. Estas preguntas te pueden ayudar a identificar tus propósitos y así definir una visión de vida.

Con una visión clara de lo que quieres ser, trabaja en acciones alineadas con esos propósitos, haz que tu emprendimiento sea parte de tu estilo de vida, que se convierta en el espacio ideal para desarrollar tus habilidades y talentos y sea el mecanismo para trascender en la sociedad. Cuando el negocio tiene un enfoque que va más allá de la productividad económica y tiene propósitos alineados con un concepto relacionado con tu autorrealización, es más probable lidiar con la frustración que puedes tener al desarrollarlo. Te invitamos a ver el siguiente video que te puede ayudar a definir hacia dónde puedes enfocar tu visión de vida:  https://www.ted.com/talks/tony_robbins_asks_why_we_do_what_we_do?language=es

Tener un negocio que sea parte de tu estilo de vida, desarrollar una actividad que esté en la misma dirección de lo que vives en tu día a día, lo que haces con tu familia y tus creencias, te permitirá vivir alegre y obtener mejores resultados; por ejemplo: si vives o deseas un estilo de vida saludable, sería contradictorio crear un negocio o asociarte con una marca que promueva productos químicos o servicios que vayan en contra de un estilo de vida natural. Si por el contrario inicias un proyecto que brinde alternativas para mejorar la calidad de vida, tendrás mayores posibilidades de éxito.

Un ingreso con propósitos sin lugar a dudas debe ser el que permita explotar, en el buen sentido, todo tu talento y habilidades. Busca siempre el proyecto donde puedas explorar aquellas áreas donde te gustaría incursionar, donde seas productivo por gusto y no solo por dinero, esto evitará el abandono y fracaso a corto plazo.

Por último, trasciende, te sugerimos enlazar tu proyecto con el beneficio que este le puede brindar a otros, esto te permitirá medir el alcance y el impacto que tu emprendimiento puede tener en la sociedad.

Qué mejor que puedas generar más ingresos compartiendo con los demás, oportunidades y mecanismos para mejorar su calidad de vida en diferentes aspectos.

¡Crear una fuente de ingreso con propósitos claros es posible, busca los aliados perfectos para que tu visión se cumpla!