En el mundo moderno hay un enemigo invisible, del cual se conoce muy poco y sin embargo, causa todo tipo de debates entre la comunidad científica. La contaminación electromagnética y sus posibles efectos en la salud humana, es aún sujeto de estudio. Sin embargo, Familia NIKKEN ha consultado a un experto en la materia para comprender en mayor detalle de qué se trata esta problemática y cuáles podrían ser sus implicaciones.

El profesor de la Universidad EAFIT de Colombia y Ph.D. José Ignacio Marulanda Bernal, y quien se ha especializado en el tema de electromagnetismo, afirma que es fundamental distinguir entre dos tipos de radiación electromagnética:

Marulanda explica que “la contaminación electromagnética es un término que se refiere a la presencia casi continua de ondas electromagnéticas en la categoría no ionizante del espectro electromagnético, producida de manera artificial por fuentes de radiación como antenas, principalmente en ambientes urbanos”.

IONIZANTE NO IONIZANTE
Altamente energética capaz de romper enlaces moleculares produciendo cambios irreversibles en la materia. Ejemplo: Rayos X y Rayos Gamma. Por fortuna, las fuentes de radiación ionizante son permanente monitoreadas y reguladas con exigentes protocolos de aislamiento y manipulación. La exposición a este tipo de radiación provoca efectos nocivos acumulativos en los seres vivos, inclusive tratándose de dosis mínimas. Corresponde a la generada por fuentes de radio frecuencia que van desde frecuencias muy bajas (algunos ciclos por segundo) hasta los cientos de billones de ciclos por segundo. La exposición a este tipo de frecuencias es continuo: las ondas de radio, televisión, telefonía celular, redes inalámbricas, la radiación producida por los transformadores de energía y hasta la producida por los hornos microondas caseros.

Impacto en los seres vivos

Ahora bien, como producto de la interacción entre los seres vivos y la radiación electromagnética se pueden presentar cambios en las propiedades fisicoquímicas de la materia, y también alteraciones en el funcionamiento de los sistemas biológicos, por efecto de la absorción de la energía proveniente de la radiación. “En este sentido el efecto será mayor, cuanto mayor sea la intensidad y el tiempo de exposición”, aclara Marulanda.

Para el profesor José Ignacio Marulanda es “innegable que la saturación de aplicaciones de la radiación electromagnética como las comunicaciones móviles, representadas principalmente en telefonía celular y redes Wi-Fi, afectan la salud humana”.

La organización Bioinitiative ha publicado varios documentos con evidencias científicas, de los efectos nocivos producidos por radiofrecuencia en seres humanos. Hay numerosos reportes de la incidencia de la exposición a este tipo de radiación en la aparición de patologías como dolores de cabeza recurrentes, alteraciones de sueño, reducción en la cantidad de esperma en varones, dificultades en la concentración, fatiga, etc. 1

Según explica Marulanda “tal vez la fuente más potente de radiación casera es el horno microondas. La intensidad de radiación dentro de ellos su- pera los límites permisibles en cientos de miles de veces. La exposición directa a esta fuente ocasiona calentamiento y hasta graves quemaduras, tal como sucede con los alimentos. A pesar de que están elaborados para contener la radiación producida en su interior y en ninguno de los casos funciona con la puerta abierta, pueden presentar fugas por deterioro y afectar a quien esté cerca”.

Cómo se puede prevenir

  • Nunca será sano permanecer cerca de una fuente de radiación electromagnética potente, sin importar su frecuencia de operación.
  • Evitar estar cerca de transformadores de alta potencia eléctrica, y generadores de radiación de muy baja.
  • Mantenerse alejado de torres o antenas de telefonía celular.
  • No dormir con el celular cerca de su cabeza, o mejor aún, apagarlo durante el periodo de sueño. El dispositivo se reporta continuamente con la antena del operador, enviando una señal de gran intensidad.
  • Instalar dispositivos ligados a un sistema Wi-Fi fuera del dormitorio.

Cómo se puede medir

“Existen dispositivos de medida de niveles de intensidad, tales como los analizadores de espectro, que miden directamente la actividad en un amplio rango de frecuencias. Una vez medido el nivel en la frecuencia de operación de algún dispositivo o sistema, debe compararse con los límites seguros de exposición establecidos por entes gubernamentales regulatorios”, enfatiza el profesor Marulanda.

Aunque la regulación al respecto aún es ambigua en algunos países, en especial, en América Latina, José Ignacio Marulanda insiste en que es clave regular los niveles de intensidad de las fuentes de radiación presentes principalmente en ambientes urbanos y domésticos. Por otra parte, considera que “los prestadores de servicios, dueños de las fuentes de radiación, deben buscar estrategias que disminuyan niveles de intensidad, sin detrimento de la calidad del servicio”.

Así mismo, “los fabricantes de dispositivos deben apuntar a elaborar antenas cada vez más sensibles, de forma que puedan captar señales más débiles y así poder reducir las potencias de las antenas instaladas por los prestadores de servicios móviles”.

Balance, al alcance de todos

La tecnología magnética de NIKKEN fue diseñada para contrarrestar el efecto que la tecnología moderna causa en el ambiente e intentar que nuestro entorno sea lo más parecido al campo magnético natural que nos ha protegido durante miles de años. Los productos NIKKEN con tecnología magnética se crearon a partir de principios basados en el campo magnético que forma parte de nuestro entorno esencial.

Nuestro cuerpo es una máquina sensible a la actividad magnética, una buena estimulación celular puede hacer la diferencia para recuperarse o combatir agentes que nos atacan.

En cada espacio en el que se desenvuelven las personas se pueden integrar fuentes de energía naturales como el magnetismo, que brin- dan balance y contrarrestan los efectos nocivos del agotamiento y de la contaminación invisible que produce la tecnología. Convertir un espacio de malestar en un entorno de bienestar, es posible a través de las tecnologías que NIKKEN incorpora en todos sus productos.

Con la colaboración especial de: Ph.D. José Ignacio Marulanda Bernal Profesor Titular y Director del Grupo de Electromagnetismo Aplicado de la Universidad EAFIT.