Dormir en un colchón en mal estado tiene muchas consecuencias en tu salud.

Dolor

Comúnmente dormir en un colchón que presenta hundimiento o bultos puede causar dolor de espalda y/o dolores musculares ya que estas irregularidades no permiten que la columna vertebral esté en una correcta posición causando tensión en tus músculos, ligamentos y articulaciones. Dormir en un colchón que aporte el soporte adecuado al cuerpo es la mejor alternativa para evitar este tipo de complicaciones.

Insomnio

Dormir en un colchón malo puede causar insomnio ya que tu cuerpo no se encuentra completamente cómodo y te moverás constantemente buscando la posición ideal. Según “Las 150 maneras más efectivas para aumentar tu energía” el comprar un colchón con un grosor mayor a 2 pulgadas puede ayudar a remediar este problema.

Fatiga

Como consecuencia del insomnio la fatiga se presenta al no poder recuperarnos durante la noche, lo que ocasiona tener durante el día una sensación de cansancio constante.

Alergias

Un colchón viejo puede desencadenar síntomas de asma y reacciones alérgicas, debido a que pueden contener un alto contenido de polvo y ácaros, colchones con tecnologías que eviten la acumulación de humedad, cambiar el colchón, utilizar un cubre colchón para evitar el contacto del polvo y aspirarlo de forma periódica pueden ser soluciones eficaces para estos problemas.

Muchos procesos de recuperación del cuerpo se realizan durante la noche, cuidar la calidad de sueño en nuestra vida es muy importante para vivir sanamente.