Ser saludable va más allá de un cambio físico, trabajar en la mente y en las emociones es fundamental para alcanzar objetivos. El equilibrio se alcanza realmente en el momento en que las acciones que te llevaron a tener ese cambio tan anhelado a nivel físico se mantienen como un hábito y pase lo que pase no volverán aquellas costumbres poco saludables a tu vida. Te daremos algunos puntos importantes para tener en cuenta al momento de iniciar y mantener las acciones que te llevaran a tener una vida más sana.

Cuida tu mente.

Lo que eres y cómo te sientes hoy en día es el resultado de una serie de creencias que fueron cultivadas a través del tiempo y que marcan los comportamientos en relación a tu salud. Lo bueno es que, como todo en la vida, podemos cambiarlas para que los pensamientos sean congruentes con los propósitos; ahora para modificar estas creencias hay que vivir un proceso donde se trabaje en el interior y así crear una base sólida para las acciones que tomes.

  1. Identifica las creencias limitantes sobre tu salud y su origen. Se puede identificar una creencia limitante de acuerdo a como te expresas frente a ciertas situaciones. Esto hace que los cambios sean difíciles de hacer. Ahora, el origen pueden ser experiencias, personas con influencia o valores.
  2. Visualizar es fundamental para cambiar la creencia por una positiva y adecuada para el objetivo físico que tienes en mente, visualizar cómo te verás o sentirás al hacer el cambio activará la búsqueda de la sensación de placer y la de sacrificio será mínima. Esto ayuda a que cuando se presenten aquellas situaciones que antes te invitaban a comer lo que has dejado de lado por tu salud no te tienten a regresar a hábitos poco saludables. Te brindamos esta guía de cómo puedes visualizarte de forma positiva https://www.youtube.com/watch?v=q8GJ5KFVZrs

Infórmate y actúa

Todo lo relacionado con salud requiere un grado de inquietud puesto que las decisiones que tomes hoy, repercutirán en tu salud y en la de tu familia; por esta razón, para lograr el equilibrio que quieres en tu vida es necesario que encuentres las herramientas que mejor se acoplen a lo que quieres lograr. Busca siempre aliados que te brinden las condiciones ideales para que tu cuerpo se sienta y vea saludable. Ahora, si tienes la información suficiente e identificas los productos o servicios que se adecuan a tus necesidades, gustos y preferencias no dudes ¡actúa!

Lograr el equilibrio

Ya tienes la creencia que te impulsa, las herramientas y la información que apoya las acciones, dale al cuerpo y a la mente la importancia que merecen, cuida y cultiva a diario pensamientos positivos, actividades saludables y un descanso reparador; este último factor aunque no nos demos cuenta es el más importante para lograr el equilibrio entre la mente y el cuerpo. Dormir de forma adecuada ayuda a mantener el corazón saludable, a perder peso, a evitar la depresión, mejora la atención y la memoria, y evita el estrés

Ya sabes “mente sana en cuerpo sano”; si enfocas todos tus pensamientos y acciones en mantener una vida sana en todo sentido, lograrás el equilibrio que deseas para sentirte y verte saludable, recuerda lo más importante “tú lo vales”.