El comienzo del año para muchos es una oportunidad para planear y construir una vida nueva, esto sucede porque en esta época se hacen más evidentes los deseos de alcanzar un balance en el pilar financiero, directamente relacionado a los ingresos, tal vez comprar casa, cambiar de carro, pagar las deudas, estudiar otro idioma, viajar más, ahorrar, etc.

Todo esto es posible siempre y cuando existan acciones concretas que sean congruentes con tus propósitos; ten en cuenta algunos aspectos que te pueden ayudar para que se hagan realidad:

  1. Visualizar objetivos claros.

Al inicio de año la motivación es grande, esto puede generar una expectativa muy alta de lo que se puede lograr y por esta razón, muchas personas abandonan sus propósitos en los primeros meses. Define una meta alcanzable. Una manera de hacerlo es iniciar con un presupuesto: qué ingresos tienes, cuáles son tus gastos y deudas, así identificas claramente a dónde quieres llegar en este aspecto.

  1. Empezar con un solo propósito.

Si las acciones las enfocas hacia un solo punto existen mayores probabilidades de alcanzarlo, los esfuerzos dispersos disminuyen la posibilidad de tener éxito e incrementan la de vivir una frustración, que es uno de los motivos más grandes para abandonar un propósito. Concentrar todo el esfuerzo en un solo sentido, te ayuda a medir el nivel de constancia, voluntad y confianza que requieres para lograr todo lo que te propongas.

  1. Diseñar un plan.

En ese sentido, la ruta debe enfocarse en tres actividades clave:

  • Disminuir o limitar el endeudamiento.

Es importante revisar las posibilidades de centralizar los compromisos financieros. En esta época se puede consultar con los bancos opciones favorables para replantear los créditos a una buena tasa, en el menor tiempo posible y con cuotas que sean factibles de pagar con el presupuesto que tienes actualmente.

  • Ahorrar.

Los expertos en la materia recomiendan que al menos un 10% del ingreso mensual se destine a un fondo de ahorro; si se toma este hábito saludable es posible contar con un dinero que puede en un mediano y largo plazo, ser la base para la adquisición de un auto, una casa, pagar la educación propia o de los hijos e invertir en negocios que brinden un poco más de tranquilidad financiera.

  • Generar nuevas fuentes de ingreso.

Teniendo en cuenta que para los dos puntos anteriores se requiere dinero que en muchas ocasiones no está disponible, es necesario pensar en alternativas que permitan tener una fuente de ingresos adicional;  un proyecto ideal sería el que cumpla con las siguientes características:

  • Baja inversión y altos rendimientos.
  • Bajo riesgo.
  • Que genere un impacto favorable en las personas.
  • Posibilidad de desarrollarlo en cualquier lugar.
  • Tener un producto o servicio aspiracional.
  • Mecanismo para alcanzar realización personal

Si se encuentra un proyecto que cumpla con al menos el 80% de estos aspectos significa que se está tomando el mejor camino para crear fuentes de ingreso saludables.

Estos pasos te apoyarán para que desde ya, tus propósitos saludables en el pilar financiero se cumplan y construyas una vida plena y feliz.

Descubre aquí por que vivir con paz financiera en este 2018 https://www.youtube.com/watch?v=tIsv8NE10Is